Menu usuarios

48 horas Barcelona – l’Ampolla

Barcelona – l’Ampolla en velero

Dos travesías de unas 70 millas, un plácido baño en las cálidas aguas de la costa sur de Cataluña, y mucha navegación a vela, eso es lo que dan de sí 48 horas navegando desde Barcelona hasta este bonito pueblo de pescaderos, y puerta del Parque Natural del Delta del Ebro.

Navegar de noche en septiembre nos brinda aún la posibilidad de hacerlo con una temperatura agradable. Si además contamos con una espléndida luna llena el premio es doble. Cuando navegas a vela el contar con luna llena y con cielo despejado es un extra, ya que de esta forma disponemos a bordo de un foco permanente que nos permite observar con nitidez las velas de nuestra embarcación con lo que la navegación y el trimado se hacen mucho más sencillos, agradables y placenteros.

Zarpamos con los alumnos de la Escuela sobre las 20:00h de Port Olimpic el pasado jueves después del habitual pertrecho de víveres. Inmediatamente, después de izar las velas ya era de noche. Rumbo sur, uno debe ir sorteando la gran cantidad de barcos que permanecen recalados en la boya N (november) del puerto de Barcelona en “stand by” a la espera de que el práctico acuda en su búsqueda y puedan entrar en el puerto para descargar o cargar. En estos momentos el contar en el barco con un dispositivo AIS es de una gran ayuda, ya que nos permite saber de forma inmediata si existe rumbo de colisión. Pasada la boya S (Sierra) del puerto de Barcelona, llegamos a la zona del Delta de Llobregat, aquí el único cuidado especial es la sonda que baja considerablemente.

La noche transcurrió plácidamente disfrutando de la vela a una buena velocidad de unos 6 nudos arropados casi siempre con un viento constante del sureste de unos 11 nudos. Eran las 05:30h cuando pasamos por Tarragona, donde también encontramos siempre gran cantidad de barcos fondeados. Esta vez el paso fue más franco al llevar un rumbo más abierto y dejar la zona de fondeo con un amplio resguardo a nuestro estribor.

Pasar el cabo de Salou, supone entrar en la tierra del reino del mistral. El parte meteorológico ya señalaba que íbamos a tener unos 18-20 nudos (NW). Caímos unos grados a estribor para ir algo más cerca de tierra y tener una ola más cómoda, al haber menor fetch. Nuestro velero arrancó a gran velocidad consiguiendo puntos de más de 9 nudos, mientras todos disfrutábamos de ese inconfundible sonido que tiene la jarcia al apretarse contra el viento.

Baño en septiembre

Sobre las 09:00h entramos en el Puerto de l’Ampolla donde nos abarloamos a la zona que ya nos tienen reservada de manera habitual. Pudimos tomar un espléndido desayuno y reponer fuerzas después de toda una noche navegando.

Posteriormente pasamos toda la mañana disfrutando de este viento que allí permite fantásticas navegaciones a vela con un día despejado y una temperatura muy agradable. Culminamos la jornada con un fondeo en la zona de Cap de l’Aliga. ¡Baño, espaguetis con tomate y atún y a navegar de nuevo!

Por la tarde pusimos rumbo de regreso a Barcelona. Esta vez el viento nos abandonó al doblar el Cabo de Salou, por lo que seguimos navegando con mayor y motor para llegar a primera hora de la mañana a nuestro punto de partida en Port Olimpic.

Os dejamos algunas fotos de los alumnos de la Escuela Neptuno disfrutando y aprendiendo durante sus prácticas de Habilitación a Baleares y Vela de 48 horas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

, , ,

No hay comentarios

Deja un comentario