Menu usuarios

Tipos de velas

No sólo se vive de vela mayor y Génova… Diferentes tipos de velas para sacar el máximo rendimiento y diversión a nuestras navegaciones

Seguro que hemos escuchado más de una vez hablar de código cero, solent o asimétricos. Digamos que es más habitual encontrarlas en barcos de regata, o cuando seguimos competiciones deportivas de alto nivel como la Vendee Globe, la Volvo Ocean Race, o la Barcelona World Race.

Velas confeccionadas por Tack Velas

A pesar de que nuestro programa de navegación sea el crucero o simplemente las salidas de navegación costera, podemos encontrar una gran diversión con alguna de estas velas de las que queremos hablar hoy. El 80% de las embarcaciones vienen aparejadas con una Génova y una vela mayor, pero existen en el mercado otras velas en las que podemos encontrar el complemento perfecto para no tener que encender el motor o simplemente para navegar de manera más segura y confortable. Vamos a analizar algunas de ellas:

Mayor. Es la vela que nos aporta estabilidad al velero. En función de la intensidad del viento podemos reducir su superficie vélica a través de los rizos en caso de velas de sables forzados, o enrollando convenientemente en aparejos de vela enrrollada en el mástil.

Génova. Es la vela más habitual que encontramos en veleros tipo crucero. De forma triangular la encontraremos en el estay de proa. Podemos hablar de G1, G2, etc. en función de la superficie de la misma. Convenimos que el 100% de la Génova es la distancia desde el estay hasta la base del mástil. Desde aquí hacia el puño de escota calcularemos un 10%, 20%, etc. respecto al total de la vela.

Solent. Es una vela tipo marconi, de forma de triángulo, más alta y estrecha que se enrolla en el segundo estay.

Trinqueta. Vela normalmente de mayor espesor que la Génova, cuyo pujamen sube en diagonal hasta el puño de escota,  y que se dispone detrás del solent en un tercer estay al que puede ir enrollada o no, o si no disponemos de solent, detrás del primer estay donde encontramos la Génova.

Foque autovirante. Es una vela cuyo puño de escota no excede de la base del palo y con el que se dispone de un carril justo en la base del palo donde simplemente por gravedad la vela se desplazará a una u otra banda según el barco esté amurado. El astillero Hanse tiene en esta vela una de sus principales señas de identidad.

Tormentín. Vela dura de proa ideal para tiempo duro. Es de reducidas dimensiones y más densa. Se iza en el estay de la trinqueta.

Código 0. Vela ligera para poco viento y vientos de proa, con un rango que suele ir desde la ceñida hasta el través.

A2. Spinaker asimétrico que se larga en el extremo del bauprés y se iza al tope del palo. Es la vela más grande.

A3. Asimétrico más plano que el A2 que se usa en ángulos más cerrados.

A5. Asimétrico que se iza fraccionado (más abajo del tope del palo) y se larga en la parte interior del bauprés.

A6. Asimétrico para rumbos muy abiertos y tiempo más duro. Se iza fraccionado (más abajo del tope del palo) y se larga en el extremo del bauprés.

Reacher. Vela para viento de través (90º) que se larga en el extremo de proa y se iza fraccionada (más abajo del tope del palo).

 

En nuestro club de navegación podeis encontrar salidas formativas orientadas al perfeccionamiento de algunas de estas velas.

Esperamos que este artículo os haya sido de interés, y os animamos a seguir nuestro Blog donde iremos hablando de cada una de estas velas en próximos artículos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

, , ,

No hay comentarios

Deja un comentario