Menu usuarios

Lo que nadie te cuenta antes de contratar un viaje en velero

Lo que nadie te cuenta antes de contratar un viaje en velero: Las 5 principales causas de reclamaciones

¿Estas pensando en disfrutar de tus próximas vacaciones a bordo de un velero?

Quizás te pueda interesar este artículo. Los viajes en velero a pesar del boom que han experimentado los últimos años, siguen siendo muy desconocidos para una inmensa mayoría de personas. Todo parece sugerente y atractivo cuando vemos por las redes sociales esos videos y fotos compartidas de personas a bordo de una embarcación. Perfectamente bronceadas, tomando un suculento almuerzo en la bañera de un velero fondeado en una cala paradisiaca, bañándose en aguas transparentes, o disfrutando de la navegación a vela. Entonces, miramos a nuestro alrededor, y el contraste es evidente: una playa abarrotada de gente, la molesta arena que se nos pega por todas partes, amén de tener que escuchar la canción del verano del vecino de toalla que se nos ha colocado a escaso metro y medio de la nuestra…

Por todo ello, no vamos a ser nosotros los que desmontemos la idea de que unas vacaciones en velero son diferentes, pero sí que es preciso dar unas pautas para aquellos que tengan previsto pasar sus próximas vacaciones bajo esta fórmula. Ahí van las 5 principales causas de problemas durante un viaje en velero:

1- La convivencia.

Aquí radica el principal mal de todos los males, y es que los seres humanos somos algo complicados. Como decía mi abuela,  cada uno es de su padre y de su madre, y tiene sus gustos, sus querencias, o sus manías. Lo fácil es querer imponer las tuyas a los demás, pero cuando se trata de convivir con personas que no conoces, pueden surgir conflictos que vale la pena tener en cuenta.

Muchas personas cuando nos llaman antes de viajar, nos piden consejos, y que les demos a conocer el perfil de las personas van a compartir el viaje en velero con ellos. Puede ser que de momento no haya nadie aún apuntado para esas fechas, o qué simplemente el viaje lo estén vendiendo varias Agencias (algo bastante habitual), por lo que aunque exista una cierta voluntad de contestar a esa pregunta, a veces es imposible o muy difícil. Por otro lado, trazar un perfil psicológico para una Agencia de viajes náuticos es algo que no está a su alcance. Entonces…¿hay que someterlo a la fortuna o la suerte de ver quién va a compartir conmigo el viaje?. No es del todo así. Me explico, para que la convivencia fluya y no haya problemas, la pieza clave va a ser el patrón. Él es el que debe ocuparse de que exista armonía a bordo, y que en el caso de un conflicto, se resuelva de la mejor manera. El patrón es el líder y la autoridad en el barco y eso asegura la convivencia pacífica y agradable. Imaginemos que cada mañana nos reunimos la tripulación y entre todos intentamos decidir donde vamos a fondear hoy. Os aseguro que el caos está asegurado. Por ese motivo, nuestra recomendación es que en vez de preguntar quién va a compartir el viaje con nosotros, preguntemos por el perfil del patrón, por su experiencia, por el conocimiento de la zona, y por su solvencia para manejar grupos. Una aptitud que puede resultar muy útil es que sea Instructor de escuela. Eso nos asegura que está acostumbrado a tratar con alumnos y a enseñar, algo que resulta muy positivo cuando manejas grupos de personas que vienen a disfrutar de unas vacaciones en un velero.

2- Poca navegación a vela.

Os aseguro que la mayoría de los imborrables momentos de unas vacaciones a bordo de un velero son aquellos que hemos pasado con las velas izadas y apretando el casco contra las olas. Puede parecer una obviedad, pero se dan ocasiones en las que el patrón decide navegar a motor la mayoría del tiempo. Podemos tener unas altas expectativas , y no cumplirlas por falta de haber profundizado sobre esta cuestión. El patrón es un ser humano, y puede ocurrir que esté cansado porque ya está al final de la temporada, o sencillamente porque es mucho más cómodo para él navegar a motor sin tener que esforzarse en izar y arriar velas. No olvidemos que normalmente el patrón está sólo, y que la tripulación son personas que no tienen porqué ayudarle o saber a manejar las velas. Eso hace que todo el esfuerzo y la responsabilidad sea suya, por lo que a veces el desánimo o la fatiga pueden hacer mella y olvidarse de que hay unas personas a bordo deseosas de descubrir los placeres de la navegación a vela.

También hay otros elementos externos que hay que valorar dependiendo de la ruta en velero elegida, de las condiciones meteorológicas, y de la zona. Si hemos elegido una ruta predefinida en la que cada día hay que estar en un sitio determinado o una ruta más abierta. A modo de ejemplo, recuerdo una advertencia que solemos hacer siempre cuando se contrata un viaje que incluye una travesía por ejemplo desde Barcelona a las islas Baleares en verano. Por nuestra experiencia sabemos que en el 80% de las travesías vamos a tener que ir a motor, o bien por falta de viento, o porque venga de proa. Si tenemos previsto hacer una travesía que puede durar un mínimo de 14 horas, no todo el mundo está dispuesto a hacerla en 28 o 30 horas sin utilizar el motor, máxime cuando nuestras vacaciones son de 1 semana y aún nos queda la travesía de regreso…

Nuestra recomendación es que cuando contratemos un viaje en velero nos aseguremos de contrastar esta información y dejemos claro a la Agencia que nos apetece navegar a vela y que es este un objetivo prioritario en nuestro viaje.

3- Fondeo vs amarre en puerto

Este es otro tema delicado que es preferible aclarar antes de contratar. Para gustos colores y hay personas que les gusta pasar toda la semana sin tocar puerto, y otras en cambio que no conciben la idea de no pasar la noche en el puerto. Lo ideal a nuestro entender es combinar ambas, siempre que se pueda, porque aún queriendo, en lugares como las islas Baleares, a veces resulta imposible conseguir un amarre, amén del precio excesivo.

En todo caso, será conveniente aclarar cual es el programa según la zona que vaya a transcurrir nuestro viaje y que nos expliquen detalladamente cómo se realiza,  para que nosotros podamos elegir. No olvidemos también que no tiene el mismo coste fondear libremente que hacerlo en un puerto. Si por ejemplo, queremos ir de viaje en velero a Grecia, tenemos que saber que se suele pasar la noche en puerto y que la mayoría de ellos son gratuitos. Por el contrario si vamos a hacer un viaje en velero a Menorca, lo normal es ir todos los días a fondear a calas, y combinarlo con algún día de boya en Fornells y Es Grau, pero difícilmente entraremos a puerto.

4- ¿Barco Lista 6ª o Lista 7ª compartiendo gastos?

Entiendo que para alguien que no conoce este sector, esto suene a “chino”… Un barco en Lista 6ª es todo aquel que está dedicado a un objetivo empresarial y por tanto persigue fines lucrativos, básicamente escuelas náuticas, y empresas de charter. Por contra, barcos en Lista 7ª son aquellos que no tienen esa finalidad comercial; es decir, barcos propiedad de particulares, sin fines lucrativos.

Recientemente, y al igual que en otros sectores como los alojamientos turísticos, o el sector del taxi, han llegado a la náutica este tipo de servicios. Por poner un ejemplo para que se entienda mejor, se trata de barcos de particulares que deciden aminorar los costes de mantener un barco todo el año, compartiendo el barco durante un tiempo con otras personas. A esta fórmula ahora se le denomina “compartir gastos”. Sin querer entrar en polémicas, y en la conveniencia o no de este tipo de servicios, si que es bueno que el cliente sepa cuales son sus derechos y obligaciones en una u otra opción, y que no se oculte que se trata de un barco particular, en el que el patrón tampoco será un profesional debidamente habilitado por la Marina Mercante.

En Nautic Ocean hemos decidido que sólo trabajamos con embarcaciones que están debidamente inscritas en Marina Mercante bajo la denominada Lista 6ª. Tienen suscrito y vigente el seguro de la embarcación y de sus tripulantes, y cumplen con todos los requisitos necesarios para el ejercicio de la actividad de alquiler de embarcaciones. Asimismo, los patrones cuentan con la pertinente titulación profesional,  y la mayoría son Instructores de escuelas náuticas. Nautic Ocean no gestiona viajes con embarcaciones que no cumplen estos requisitos, ni promueve experiencias náuticas de las denominadas “compartiendo gastos” o similares.

5- El barco no cumplía mis expectativas

Es posible que de momento no sepamos valorar convenientemente marcas de astilleros como Bavaria, Beneteau, Hanse o Elan, por poner sólo unos ejemplos, ni mucho menos diferenciar sus respectivos modelos, pero sí que debemos tener claro que hay algunas características esenciales que debemos exigir y conocer previamente antes de reservar nuestro viaje en velero:

  • Los veleros se miden en pies, que es aproximadamente una tercera parte de un metro, eso significa que 1 metro más en un barco es muchísimo. No podemos pretender que un velero de 40 pies sea igual que uno de 45 por ejemplo, a pesar de que sólo los separan 5 pies; o sea 1,524 metros.
  • El número de camarotes delimitará la capacidad del velero, pero en muchos de ellos la “dinette” es convertible, esto significa que normalmente será el patrón quien duerma aquí.
  • ¿Estamos dispuestos a compartir el baño con todos?. En función del número de camarotes y eslora del barco, el número de baños es un elemento muy importante a tener en cuenta. Muchas veces existe la posibilidad de reservar un camarote doble de uso individual o también reservar el uso exclusivo de un baño. Debemos consultar este detalle y pedir el plano del velero.
  • ¿El año en un barco es importante?. Depende, como muchas cosas en un barco. Muchas veces a pesar de ser un modelo antiguo, se encuentra en perfectas condiciones o incluso se le ha hecho una gran reforma, lo que se denomina “refit”. No obstante, también es cierto que la mayoría de empresas de charter han hecho una gran renovación en sus flotas, y hoy en día no se suelen alquilar veleros de más de 3 ó 4 años, siendo incluso habitual estrenar barco del mismo año o de 2 ó 3 años como máximo.
  • Es conveniente preguntar para cuántas personas está despachado el barco; es decir, el número de personas que van a compartir el barco con nosotros. La densidad por centímetros de barco es importante cuando se trata de un lugar tan reducido.
  • Podemos exigir todo lo concerniente a la seguridad del barco como chalecos, balsa salvavidas, radiobaliza, pirotecnia, radio Vhf con DSC, etc. Asimismo, es conveniente solicitar el seguro de viajeros de la embarcación (SOVI).
  • Si vamos a viajar con niños no olvidemos asegurarnos que el barco tiene chalecos adecuados a la talla de nuestros pequeños.
  • Si queremos llevar a nuestra mascota, debemos consultarlo previamente, porque lo normal es que este extremo se consulte a toda la tripulación cuando ya está confirmada y que todos estén de acuerdo.

Esperamos que todos estos consejos os resulten útiles.

,

Comments are closed.